Saltar al contenido
OCOA INFORMATIVA

Entre Lisístrata y la Maraca Ocoeña

14 agosto 2021

La comedia teatral Lisístrata Odia la Política, está inspirada en la obra aristofánica, proveniente de la Grecia Clásica. Es una creación del dramaturgo nacional Franklin Dominguez, quien utiliza el género de humor para llevar un interesante mensaje. Al no tener intenciones de presentar avances inoportunos, no profundizaré en su argumento, pues una iniciativa de la directora provincial de Cultura, Betty Pimentel, junto al polifacético Alexis Casado, ha generado expectativas entre los amantes de las artes, quienes esperan el momento de ver la obra, protagonizada por actores ocoeños.

Rostros manieleros que contribuyen con su puesta en escena, en lo que podría ser el efectivo renacer de las artes histriónicas en nuestro terruño, arropado por la transculturación, la apatía mayoritaria y el olvido.

El nivel cultural de los pueblos tiene mucho que ver con sus consumos intelectuales, y aunque, ni desprecio ni aborrezco la modernidad, un toque de romanticismo clásico no caería nada mal. El retorno a las artes clásicas es necesario, y soy de los que ve con buenos ojos esta iniciativa.

De la mano con la novedad, caminan las expectativas sobre el premio La Maraca Ocoeña 2021, que organiza también la diligente directora de Cultura. Betty luce comprometida en su intención de impulsar las inquietudes culturales. Pulida en diversas artes, de sólida formación académica y cultural, parece haberse propuesto dejar una huella positiva en su papel como funcionaria pública, tal como lo ha hecho en el ejercicio de sus actividades profesionales y comerciales, en el ámbito privado, ya sea en París o en Nueva York.

De la Maraca Ocoeña puedo avanzar, que se trata de un instrumento de presunta herencia africana, parecido en su estructura al Palo de Lluvia, originario de la Amazonía suramericana. El nombre le fue dado por Fradique Lizardo, trabajador cultural con vasta siembra de conocimientos. Su sonido sirve para amenizar algunos bailes tradicionales dominicanos. Después del premio, tengo la esperanza de que todos conozcamos en detalles este singular instrumento musical, que debe identificarnos en el mundo del folclore.

Todo parece indicar que estamos en un interesante momento de estímulos a las actividades de fomento a las artes y a la cultura, en sentido general. Ocoa tiene historias sobre el particular y muchos han sido los ocoeños destacados en estas áreas. Además, desde el mismo Ministerio de Cultura, en su sede central, hemos tenido ocoeños preocupados por el bienestar e inquietos por el desarrollo de las artes y por la conservación de la cultura popular ocoeña.

En buen momento llegan estas iniciativas, que traducen el sentir de muchos. Así mismo, debemos apoyar a Betty en esta sana intención y en el esfuerzo que hace por lograr buenos resultados.

¡Y así va a ser!

«Encomienda tus obras al Señor, y tus propósitos se afianzarán».
Proverbios 16:3