Saltar al contenido
OCOA INFORMATIVA

Autoridades haitianas y dominicanas miden fuerzas; una abre para que haya mercado y la otra cierra los portones fronterizos.

14 octubre 2023
Autoridades haitianas y dominicanas miden fuerzas; una abre para que haya mercado y la otra cierra los portones fronterizos.

A pesar de que ayer se abrieron los dos portones de lado dominicano para ingresar a la pasarela que da acceso el mercado binacional de Dajabón, los haitianos nueva vez decidieron no abrir su frontera, en rechazo de las normativas puestas por las autoridades dominicanas para restablecer las actividades comerciales entre ambos países.

Una situación similar se registró en Elías Piña y Pedernales, donde el intercambio comercial entre los dos países fue nulo.

Eran las 8:15 de la mañana cuando miembros del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) abrieron y por segunda ocasión, es el mismo panorama del pasado miércoles cuando los haitianos no acudieron a comercializar sus mercancías del lado dominicano.

Mientras que los vendedores dominicanos estaban listos para vender sus productos, pero no encontraron a quien comercializar la mercancía.

Del lado haitiano se podía observar como un grupo de policías de ese país, azotaba con un cable eléctrico, de manera violenta a sus compatriotas que intentaban romper con su llamado, de no asistir al mercado a comprar mercancías.

Los comerciantes dominicanos que venden sus mercancías en el mercado binacional de Dajabón, mostraron su descontento con la carpa que obtendría los datos biométricos de los haitianos, tras su reapertura.

“Con esa forma de restricción que tienen (el gobierno de Luis Abinader), me parece que ellos no van a entrar así. Nosotros no estamos acostumbrados a ese tipo de mercado ni ellos tampoco”, explica Norma López, quien vende ajíes con su esposo y se trasladó desde Moca a las 3:00 de la madrugada con la esperanza de liquidar su mercancía, actividad que no pudo realizar.

Los comerciantes del lado dominicano dicen que no aguantan un solo día más, según expresó Marcelina Reyes, quien se trasladó desde Monte Cristi con la intención de poder vender su mercancía, pero el esfuerzo fue en vano.

Norma Sosa, otra de las vendedoras dice que el mercado “es un corral” y de allí solo saldría quien las autoridades ubicadas en los laterales de las puertas permitiera salir, por lo que ve innecesaria la medida de la recopilación de datos.

IMG-20221107-WA0032