Saltar al contenido
OCOA INFORMATIVA

Una vuelta por Baní

23 octubre 2021

Montañas, playas, dunas, dulces y los deliciosos mangos banilejos convierten a la provincia Peravia en un conjunto de posibilidades para que el turista disfrute de una estancia inolvidable.

Desde las alturas se aprecia mejor la belleza y el esplendor del paisaje natural de Baní. Y para contemplarlo, una buena opción es recorrer la ruta que lleva a la zona de Valdesia, a unos siete kilómetros del municipo, ubicado en la provincia Peravia.

Avanzar cada metro nos involucra en la vida cotidiana de esta región conocida por la producción de café. Cada paso nos sumerge en la cultura popular para disfrutar de una mezcla de ecoturismo e historia, debido a que el polvo de esos caminos conocieron los pasos de los esclavos que escaparon rebelados por el dominio dictatorial.

El arquitecto e historiador banilejo Ismael Díaz Melo resalta este aspecto histórico a la vez que distingue el panorama que se aprecia desde Valdesia.

Explica que la ruta recorre La Vereda, donde se puede hacer una paradita debajo de algún árbol de guatapanal para disfrutar del baile de la sarandunga.

Para endulzar el paseo, la comunidad de Los Jovitos produce una variedad de dulces artesanales elaborados en hornos de piedra: hojaldres, bien me sabe, de batata, piña…

“Si seguimos subiendo apreciamos mejor la zona montañosa que bordea el río Baní y llegamos a Iguana. Allí se aprecia un paisaje de flores anaranjadas que es hermoso, y para terminar el viaje, la presa de Valdesia”, apunta Díaz Melo.

Se recomienda emprender el viaje en un vehículo preferentemente todoterreno para mayor comodidad.

El encanto del mar también está presente en Baní. Son conocidas las bondades de su playa Salinas de Puerto Hermoso. Además de un chapuzón, se puede degustar de frescos mariscos elaborados de diferentes formas. De la playa Salinas se extrae gran parte de la sal que consume el país, producción que es posible observar en sus inmediaciones.

Pero antes de solearse en la playa, el paisaje desértico de las Dunas, las más altas del Caribe, invitan a una parada obligada. Esta área ocupa unos 15 kilómetros de la península de Las Calderas.

Estas montañas de arenas finas alcanzan una altura máxima de 35 metros y se estima que existen 117.4 millones de metros cúbicos de finas arenas azules en esta área natural protegida, denominada Reserva Científica Félix Servio Doucudray.

En las Dunas de Baní.

Un poco de historia

Esta ciudad tiene 245 años de fundada. Es conocida por sus dulces de leche y como capital del mango, desde 2005, y precisamente en estos días abunda esta sabrosa y olorosa fruta.

Aquí nació el generalísimo Máximo Gómez, distinguido por su lucha a favor de la libertad de Cuba. En su honor, la hermana isla estableció un museo en el terreno que ocupaba la casa materna de Gómez, ubicada en la avenida que lleva su nombre.

En el pueblo aún se conservan antiguas casas al estilo victoriano y su catedral, recién remodelada, donde se celebran las novenas en honor a la virgen de Regla, cada mes de noviembre. La parroquia fue construida en 1889.

Coordenadas. Baní limita al norte con San José de Ocoa, al sur con el Mar Caribe, al Oeste con Azua y al Este con San Cristóbal.