!! Impresionante sesión de Fotos!! Jóvenes Ocoeños que decoraron su boda con desperdicios de un vertedero.

Posted by

SAN JOSE DE OCOA.- Se trata del brillante joven comunicador y estudiante de arquitectura Charlee Melchor Soto y la hermosa joven Rosanni Genao, adoradora y estudiante de psicología escolar.

Ellos se juraron amor por siempre en el mismo momento en que cupido los atravesó con su flecha, y desde entonces todo fue alegría.

Pero no fue siempre así, las cosas comenzaron a cambiar cuando llego el momento de contraer nupcias y poder celebrar su ceremonia de bodas, según les cuentan a ocoainformativa,net, y he aquí la historia.

¿Te casas conmigo?, fue la pregunta de charlee. claro que sí…!!, fue la dulce respuesta de la joven Rosanni. En ese momento comenzaron los planes para su boda, donde no tardaron en darse cuenta que necesitaban para gastos un presupuesto por encima de los 95,000. pesos para hacer una boda humilde, presupuesto con el que no contaban.

Rompieron la alcancía y reunieron lo poco que ambos tenían y para sorpresa suyaconsigieron la pequeña suma de 15,000 pesos, cantidad que no les alcanzaba ni para soñar. De inmediato surgió en sus cabezas el demonio de la negativa, del conformismo y el arrepentimiento.

Al otro día, Rosanni se despertó con una increíble idea, quizás movida por su profundo amor por Charlee. Hagamos una boda ecológica, dijo. E visto imágenes en internet, de cómo hacer las decoraciones inspiradas en la naturaleza y el reciclaje. Y así fue como todo comenzó, y de ese mismo modo, charlee, gracias a un suplicio ingenioso de la naturaleza llamado creatividad que es el gran alquimista que puede convertir cualquier cosa en algo valioso, o sea, cualquier metal en oro comenzó a generar ideas para la misma.

El joven comunicador inmediatamente se puso en expectativa, y pronto comenzaron a surgir las brillantes ideas.

Lo primero fue un paseo por el vertedero, donde pudieron recolectar toda clase de objetos que yacían allí condenados al tiempo y a su lenta degradación. Con botellas a las que incorporaron velas en su interior hicieron los candelabros. Un trozo de bambú le sirvió para hacer los floreros y centros de mesa. Telas de yute fueron los manteles. Los anillos para boda costaban 14,000 pesos, pero no fueron comprados, fueron sustituidos por anillos elaborados en jícara de coco, con un costo de 0 pesos.

El tema de los suvenires fue resuelto con un viaje a medio ambiente donde los jóvenes novios solicitaron mediante una carta unas 200 plantas de caoba, que serían dadas a cada invitado tras una breve, pero emotiva motivación de que las plantaran y las cuidaran. (todas fueron sembradas y tenemos fotos de algunas que pronto serán aprovechadas.)

25, 30 y hasta 40 mil pesos era el costo de algunos lugares para la ceremonia, los jóvenes estaban desesperados, pero de inmediato todo fue resuelto, la boda se llevó a cabo en una finca propiedad del magistrado Neris Soto en sabana larga. Donde un viejo trapiche de madera de la época colonial fue usado como altar y mesa de colocación del biscocho. Biscocho este, que fue tallado en madera por el joven también artesano Charlee.

Las invitaciones a la boda que nos costarían 9,000 pesos para 120 personas fueron hechas en madera por los jóvenes. La mayoría de los invitados conservan esta invitación tras considerarla única.

Utilizamos las mismas flores de la finca y como era de esperarse fue una boda de ensueño, con un padrino estrella llamado Claudio Caamaño.

En la actualidad, estos jóvenes continúan felizmente casados y fruto de eso es una hermosa niña que pudieron procrear llamada Charlenny, la cual es la fuente de felicidad de toda la familia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

A %d blogueros les gusta esto: